Un futbolista iraní perdió la que posiblemente era su única oportunidad de jugar en un mundial por atender el llamado de la naturaleza.

De acuerdo con Milenio, que cita datos de la agencia DPA, Pejman Montazeri no solo sufrió la eliminación de la selección iraní durante la primera ronda del Mundial de Rusia 2018, sino que su estómago arruinó su oportunidad de entrar a la cancha.

LEE: Maradona ofrece recompensa por su “asesino”

El jugador de 34 años estaba programado para entrar en el primer partido, en el cual Irán eventualmente se impuso 1-0 sobre Marruecos. Sin embargo, al momento de ingresar al campo, el zaguero no estaba allí.

Montazeri estaba en el baño, y el técnico Carlos Queiroz se vio forzado a sustituirlo. Cuando regresó del sanitario, su lugar había sido tomado por Majid Hosseini, quien tuvo un buen desempeño en los posteriores partidos ante España y Portugal, respectivamente.

LEE: Delantero de Irán se retira para atender la salud de su madre

El deportista iraní no volvió a tener posibilidades de jugar en su primer mundial y, por su edad, podría pensarse que ya no las tendrá en Qatar 2022.

“En realidad Pejman debía jugar, pero tuvo que ir un momento al baño”, explicó su eventual sustituto, de 22 años.

LEE – Alireza Beiranvand: De limpia calles a arquero de la Selección de Irán

Cabe destacar que tanto Montazeri como Hosseini juegan en el Esteghlal Teheran de la primera división iraní.

La selección de Irán obtuvo cuatro puntos tras una victoria y un empate en la justa mundialista, y se posicionó en el tercer puesto del Grupo B detrás de España y Portugal, que clasificaron a octavos de final con 5 puntos.