Luego de varios años de ausencia en los Mundiales, una de las selecciones históricas de la década del 70 y 80 vuelve a una Copa del Mundo. Gracias a los goles de Lewandowski, ganó su grupo en la fase eliminatoria y en silencio puede dar la sorpresa a más de uno en Rusia 2018. Aunque su entrenador tenga mucho trabajo que hacer en la parte defensiva, los polacos van a la Fiesta del Fútbol con esperanzas.

¿Cómo clasificaron?

Polonia se adjudicó vencedora del grupo E, superando con tranquilidad a Dinamarca, su escolta, Montenegro, Rumania, Armenia y Kazajistán. Sólo no ganó 2 partidos, empatando 1 y perdiendo el restante, y contó en su delantera a Robert Lewandowski para convertir 16 goles en eliminatorias, más que nadie en la historia. Sin embargo, fue el único ganador de grupo en recibir más de 10 goles (16 en total) lo que muestra que la defensa aún no está totalmente afinada.

¿Cómo le fue en Mundiales?

Los polacos solo habían participado en un sólo mundial hasta 1974, que fue Francia 1938. Fue entonces que dieron el golpe en Alemania, llegando a un inesperado tercer puesto, que se repitiría 8 años después en España 1982. Estas dos campañas fueron las más exitosas en la historia de Polonia, haciéndose de la medalla de bronce. Tres participaciones más llegaron en 1986, 2002 y 2006, sin el mismo éxito. De hecho, vienen de dos eliminaciones en fase de grupos.

¿Cómo juega?

El juego del equipo polaco no se limita al pelotazo a Lewandowski a ver que pasa, sino que tiene toda una estructura de “actores de reparto” que son muy importantes. Cuenta con una defensa de 3, sólida en el juego aéreo, una dupla medular combativa pero que sabe con la pelota, y rápidos carrileros atentos para el regreso pero siempre listos para llegar al fondo y ejecutar centros medidos a la cabeza del goleador. Puede que la falta de disciplina y de atención por momentos le juegue en contra, donde enfrentarse a equipos pacientes le de más de un dolor de cabeza.

¿Quienes son las figuras?

Como veníamos diciendo el centrodelantero del Bayern Munich que no se cansa de romper redes en Alemania es quizás el apellido que más se destaque a primera vista cuando vemos la plantilla roja y blanca. Robert Lewandowski es muy importante para este equipo, sin embargo, tiene algunas jóvenes promesas que evitan que este equipo se limite a sólo buscar al número 9: Piotr Zielinski es uno de ellos, un centrocampista escurridizo del Napoli italiano.