El equipo peor clasificado en Europa (al menos en ranking FIFA) cuenta con un plantel que en teoría es talentoso, pero que como todos los países de la exYugoslavia son desorganizados internamente y es muy difícil predecir que pueden lograr en una Copa Mundial. Tal es así que pese a la clasificación, el técnico no mantuvo su puesto.

¿Cómo clasificaron?

Serbia logró ganar el grupo D, superando a Gales que venía de una excelente Eurocopa, a una siempre peligrosa Austria y a la sorprendente República de Irlanda, que se quedó a las puertas de repetir clasificación a un torneo internacional.

¿Cómo juegan?

Serbia es un equipo plagado de volantes de talento y buen pie, y con un excelente juego aéreo. Esto se traduce en un que la táctica predilecta sea un 3-4-3 que busca explotar la capacidad de juego externo de sus jugadores. En la parte medular Nemanja Matic sigue siendo quien conduce los flujos del juego serbio, y con la incorporación reciente de Milinkovic-Savic como estratega creativo, Serbia a mejorado en los amistosos recientes mostrándose como un equipo bastante más peligroso.

¿Cómo les fue en Mundiales?

Para la FIFA Serbia es la “heredera” de Yugoslavia y Serbia y Montenegro, arrastrando los récords de estos países. Como Yugoslavia fue uno de los pocos países europeos en participar del primer Mundial, llegando al cuarto puesto. Con ese nombre compitieron hasta 1990, con un par de cuartos de final y otro cuarto puesto en Chile 1962 como sus mejores performances. Tras la disolución de Yugoslavia, el rendimiento mermó, ya que en las dos participaciones como Serbia (o Serbia y Montenegro) no lograron pasar de la fase de grupos.

¿Quienes son las figuras?

El nombre de mayor peso en esta selección es Nemanja Matic, un centrocampista fuerte, que prioriza el escudar a sus defensores y se desempeña en el Manchester United. La promesa hacia el futuro es un jovencito de excelente pie y olfato goleador llamado Sergej Milinkovic-Savic, futbolista de la Lazio de Italia.