Pickles es el perro que pasó a la historia como quien salvó a los ingleses de la burla internacional por haber perdido el trofeo del Mundial de Fútbol del torneo celebrado en Inglaterra en 1966. Y es que el perro encontró en una calle de Londres el trofeo del modelo Jules Rimet.

El trofeo fue robado durante una exposición en Westminster, en el Centro de Londres donde se concentra el parlamento británico y el Big Ben. Los diarios internacionales se burlaron del robo pues la policía de Scotland Yard había presumido los más altos estándares de seguridad para salvaguardar la integridad del trofeo que estaba a la vista de los visitantes.

LEE: Las grandes figuras del mundo del fútbol que se perderán el mundial

Días después del escándalo, Pickles salió a pasear, su dueño Dave Corbett cuenta que el perro se acercó al auto de uno de los vecinos, encontró un envoltorio cubriendo un objeto metálico y al abrirlo descubrió la leyenda Brasil… Alemania Occidental, ahí supo que era la Copa del Mundo Robada.

“Fuí el principal sospechoso, pero denuncié porque soy un fanático del fútbol”, comentó Corbett.

Luego de investigaciones periodísticas, se supo que la alta seguridad se acotaba a un agente de vigilancia de 70 años que se tomó un descanso aprovechado por algún ladrón que se tomó las comodidades para llevarse el trofeo.

Corbett fue reconocido y obtuvo una recompensa equivalente a mil 500 dólares y Pickles un premio que lo hizo feliz. Además que los fanáticos pudieron disfrutar a la selección inglesa a levantar su último campeonato que ha logrado en los torneos de la FIFA en selecciones mayores.