Cada cuatro años llega el mundial de Fútbol de la FIFA, el cual es, indiscutiblemente, de los eventos deportivos con mayor audiencia en el mundo. Ser anfitrión trae consigo gran prestigio y derechos de presunción de los países.

No es de sorprenderse que sean muchas las naciones que aspiren, pues, a tener un mundial en su tierra.

Lula da Silva en el anuncio de Brasil como anfitrión de la FIFA 2014. FOTO: Wikipedia / Creative Commons

No obstante, no es cualquier cosa. Ser anfitrión del mundial requiere tener los medios, infraestructura y apoyo gubernamental, como mínimo, para soportar la carga.

¿Cómo elige entonces la FIFA dónde será el siguiente mundial?

Vamos a suponer que eres un país. Si quisieras hoy aplicar para ser anfitrión de un mundial, debes saber que las siguientes dos sedes ya están decididas (son Rusia 2018 y Catar 2022, por cierto, aunque de seguro ya conocías el primero).

Esto es porque las sedes de los mundiales se eligen con 8 años de anticipación, para otorgar el tiempo suficiente a los países de prepararse.

Rusia como anfitrión de la FIFA world cup 2018. FOTO: Wikipedia / Creative Commons

Y es que tu país ficticio deberá contar con estadios, hoteles, personal, financiamiento y apoyo gubernamental necesario. Si bien, ser sede del mundial le dará a tu país prestigio y reconocimiento, además de una fuerte derrama económica, también costará demasiado y podría endeudarte por años.

Tu país también deberá ser “estable social y económicamente”.

Si crees que no te alcanza pero tal vez podrías colaborar con otro país y ambos ser sedes, eso se puede arreglar con las solicitudes colectivas entre dos o más países.

Los países deben tener el presupuesto e infraestructura para ser anfitriones de un Mundial.

Considerando que tienes los medios necesarios, deberás mostrar a la FIFA tu interés por ser sede. Esto es después de que la FIFA lanza convocatoria para “expresión de interés”. Entonces, la FIFA enviará sus requisitos, mismos que deberás poder cumplir.

Si eliges seguir adelante, deberás participar en un taller con la FIFA, obligatoria para todos los interesados en ser anfitriones.

Si tu país cumple con todos los requisitos, el comité de la FIFA vota en un sistema de primera y segunda ronda para elegir al país o países seleccionados.

A partir de ese momento, si tu país es el elegido, será trabajar incansablemente por 8 años para un evento que, aunque te cueste, te dejará en la historia como uno de los anfitriones del mundial.

Nickys Sports