José Alberto Martínez pasará 27 años en prisión en Los Ángeles, California luego de hacer disparos como parte de su celebración por el triunfo de la selección mexicana en el juego mundialista contra el equipo alemán en Moscú.

José tiene 36 años, nacido en México y confunde los límites de la euforia. El hombre perdió la consciencia al ver el triunfo de México contra Alemania y salió junto con otros mexicanos a Huntington Park, al sur de Los Ángeles, California. Sacó un arma de fuego  de mortero y celebró disparándole a policías y momentos después lo hizo contra el helicóptero.

La policía decidió difundir el video donde se ve a José celebrando para invitar al resto de los aficionados al fútbol a celebrar con respeto.

“No participes en actividades ilegales, serás arrestado”, es lo que recomendó la policía en LA.

José Alberto fue arrestado y enfrentó a la fiscalía de Los Ángeles que los procesó por “asalto contra un oficial de paz” y “uso de dispositivos destructivos y explosivos para herir o destruir”.

El caso apenas inicia pero se presume que podría hacerse acreedor a pasar 27 años en prisión.

Los mexicanos con problemas para celebrar los triunfos.

Durante el Mundial, los aficionados mexicanos se han hecho famosos por su descontrol al celebrar los triunfos de la selección.

Con el triunfo contra Alemania, hubo 2 detalles que causaron polémica. Para empezar: el grito homofóbico que los aficionados en el estadio gritan para presionar al portero contrario cuando despeja el balón del área chica. El grito o porra provocó que la FIFA multara a la Federación Mexicana con casi medio millón de dólares.

LEE: Gol de México contra Alemania genera sismo artificial por festejos

El segundo incidente se registró en Tijuana cuando un grupo de fanáticos robaron y quemaron una bandera alemana durante los festejos del triunfo de la selección.

El tercer incidente fue protagonizado por un YouTuber de entretenimiento grotesco que usó una bandera de México como capa y puso una bandera de Alemania en el piso y simuló tener relaciones sexuales contra la insignia alemana.

De los 3 festejos, ninguno de los protagonistas ofreció disculpas y solo la multa de la FIFA es lo que hizo el contrapeso para reafirmar que los festejos limitarse y llegar al respeto entre el resto de los aficionados de otras nacionalidades.