Entre las miles de historias que rodean el Mundial es la de un fanático mexicano la que está conmoviendo corazones luego de que fue a Rusia a cumplir el sueño de su familia, a quien perdió hace apenas un par de meses en un trágico accidente en Florida.

Gilberto Martínez, de 41 años, tenía una vida perfecta antes del pasado 28 de abril, cuando un fatal accidente le quitó a su familia, según detalla un emotivo artículo del Clarín.

Junto a Verónica Raschiotto formó un feliz matrimonio desde 2004. Él mexicano y ella argentina, ambos apasionados por el fútbol.

Desde hace meses la familia planeó un maravilloso viaje a Rusia, todo estaba listo para que ellos viajaran al Mundial junto a sus dos hijos, Diego y Mía, de 8 y 6 años respectivamente.

Sin embargo, un fatal accidente opacó los planes y dio un giro completo a la vida de Gilberto.

LEE: Cómo México pasa a segunda ronda y cómo no

Hace dos meses, el 28 de abril, se registró un accidente en Florida, en que estuvo involucrada su esposa e hijos, todos murieron. El padre de familia sobrevivió porque no iba en el vehículo donde viajaba su familia y que fue impactado por una camioneta 4×4, cuyo conductor viajaba a toda velocidad.

El trágico desenlace lo hizo pensar en no ir a Rusia.

Sin embargo, la ilusión de cumplir el sueño de su familia lo motivo a seguir en marcha con el plan. Además, recibió un mensaje muy especial por parte de Guillermo Ochoa, portero de la Selección Nacional Mexicana, que lo movió para ir a Rusia.

Tras enterarse de la muerte de la familia de Gilberto, el arquero mexicano lo contactó por medio de WhatsApp para decirle: “Tu hijo va a ser el ángel que me ayude a volar”. Gilberto no dudo en ir a Rusia para entregarle los guantes que usaba su hijo, contó entre lágrimas al Clarín.

“Fue muy difícil llamar a la aerolínea y a los hoteles y pedir que cambien los nombres de los pasajes y reservas. Vinieron dos amigos en lugar de ellos. Uno, argentino. También usan estas camisetas para recordarlos”, contó Gilberto.

LEE: Grito homofóbico de hinchas le sale caro a México, y podría ser peor

Nada fue cambiado en el viaje, solo los nombres de las reservaciones y unas playeras de la Selección Mexicana con los nombres de su esposa e hijos, en homenaje a ellos.

Gilberto vio el partido entre Brasil y Costa Rica, porque su hijo quería ver a Neymar. También vio a Messi contra Islandia para cumplir el primer sueño de su hijo.

El día que describe como uno de los más difíciles fue cuando presenció el partido entre México y Alemania, era Día del Padre, tanto en México como en Argentina, y su selección ganó. El día estuvo cargado de sentimientos, de recuerdos y de mucho llanto.

Ese mismo día el arquero mexicano volvió a contactarlo para decirle: “Esto fue por tu familia”.

Gilberto sigue en Rusia con su remera que lleva la leyenda “Vero, Diego, Mía, siempre conmigo” y los Fan ID’s de ellos colgados.

LEE: Organizan una marcha para pedirle perdón a Técnico de México

Será el 30 de junio cuando el padre regrese a México tras un emotivo recorrido por Rusia, tras cumplir el sueño de su familia y en especial el de sus hijos que estarían en su primer Mundial.

Nickys Sports