Si hay algo que este deporte tan hermoso nos enseña es que todo puede pasar. Dinamarca ganó una Eurocopa venciendo a gigantes, Croacia terminó tercera en su debut en 1998 y Costa Rica sorprendió al mundo en 2014. Hoy fue uno de esos días donde todo puede pasar, y pasó.

Pese a todas las probabilidades y las dudas previas respecto al equipo de Juan Carlos Osorio, México venció 1-0 a la campeona reinante Alemania, con un planteo inteligente y valiente que le permite llevarse la victoria. El comienzo del partido mostró cómo México le hacia frente a los teutones, donde Lozano tuvo una gran oportunidad antes del minuto que Boateng envió al tiro de esquina.

“El Tri” intentó tener la pelota en el primer tiempo, saliendo de atrás y buscando que la presión alemana creara espacios para Vela y Lozano, que fue justamente lo que pasó cuando el jugador del PSV convirtió el gol, definiendo al primer palo de Manuel Neuer que estaba a contrapierna.

Alemania parecía que jugaba a la misma velocidad, sin urgencia y demasiada paciencia, y México tan sólo tuvo que cubrirle los espacios y estar atenta para que no pasara a mayores ninguna acción del equipo de Joachim Löw. Sólo el remate al travesaño de Toni Kroos en un tiro libre fue una jugada de peligro mayor.

En el segundo tiempo México comenzó a refugiarse y a jugar atrás, generando contras que no podía aprovechar. Alemania nunca encontró la revolución o el cambio de ritmo para romper la muralla mexicana, ni con el ingreso de Marco Reus ni con el de Julian Brandt.

Así México comienza su aventura en Rusia de manera positiva, a paso firme y haciendo ruido.

Nickys Sports