La noche húmeda de Sochi prometía ser el lugar ideal para uno de los partidos más anticipados de la primera rueda del Mundial desde que se sortearon los grupos en Diciembre: Portugal – España.

El partido comenzó de la manera que muchos esperaban que fuera: Portugal le cedió la pelota a España que intentaba crear juego a base de toque mientras el equipo de Santos estaba construido para apoyar los contraataques con la idea que los capitalice Cristiano Ronaldo.

Fue así que un penal a los 3 minutos le dió la ventaja a los lusos, y España respondió rápidamente con un gol de Diego Costa, que arrastró la defensa portuguesa hasta su arco, no sin polémica por una supuesta falta a Pepe.

Finalizando el primer tiempo, en un raro acto de desconcentración, David De Gea le regaló el segundo a Portugal tras otro remate de Ronaldo que no pudo controlar y se coló en su arco, dándole la ventaja yendo al descanso.

El segundo tiempo España atacó con uñas y dientes y con dos rápidos ataques tomó la ventaja: Primero, con Diego Costa de nuevo tras una buena jugada de pelota parada y finalmente con Nacho, que con una espectacular volea venció a Rui Patricio.

El partido parecía dirimirse en un 3-2, en especial tras la entrada de Thiago Alcántara para controlar el termómetro del encuentro. Pero faltando minutos para que caiga la cortina Cristiano Ronaldo aprovechó un tiro libre, dándole su “hat-trick” y sellando el empate difinitivo.

En los otros partidos del día, Uruguay venció agónicamente a Egipto con un gol de José María Gimenez, mientras que Irán hizo lo propio con Marruecos gracias a un cabezazo en contra de Aziz Bouhaddouz.

Nickys Sports