La fiesta más grande del Fútbol, y probablemente del mundo de los deportes, tuvo al fin su comienzo la mañana del jueves, con una ceremonia que hasta el lunes se mantuvo en extremo secreto.

Robbie Williams, el cantante británico de 44 años, fue anunciado como el show musical que daría comienzo a la fiesta del fútbol, el Mundial, en el estadio Luzhniki, en Moscú.

LEE: ¿Quiénes estarán en la ceremonia de inauguración de Rusia?

Más de 80 mil personas con fanáticos de todo el mundo estuvieron presentes en el colorido espectáculo tan esperado, a solo media hora antes del primer encuentro del mundial, el de los anfitriones, Rusia, contra Arabia Saudita.

La jornada comenzó con la llegada de la copa dorada entrando al Estadio Luzhniki, ante la presencia de miles de fanáticos del deporte, y millones siguiendo a través de las muchas transmisiones en vivo por internet, alrededor del mundo.

Iker Casillas, el portero español, quien levantara en 2010 la copa tras el triunfo de la selección Española, lo hizo de nuevo en la ceremonia de inauguración de 2018, con entusiasmo.

Después, la leyenda de Brasil, Ronaldo, salió ante los fanáticos acompañado con la mascota del mundial, último paseo antes del espectáculo musical que comenzaría con el cantante británico.

Robbie Williams abrió su presentación con su éxito “Let me entertain you”, seguida de “Feel” y “Angels”, acompañado de la cantante de ópera Aida Garifullina, satisfaciendo al gran número de fanáticos de su música que sintonizaron la transmisión para verlo a él, y que no podría importarles menos el deporte.

LEE: México se entrenó a puertas abiertas en Moscú

Estratégicamente, el británico se mantuvo alejado en parte de la polémica al no interpretar su controversial éxito “Party like a Russian”, algo que había aclarado desde que se informó al mundo sobre su papel en la ceremonia de apertura.

Sin embargo, la gracia duró poco ya que al final de su presentación, el cantante lanzó una señal poco apreciada a las cámaras, algo que muchos internautas tomaron como rudeza innecesaria, sobre todo aquellos padres de familia que veían la ceremonia acompañados de sus hijos, para quienes el británico fue un mal ejemplo.

LEE: La Previa: Rusia – Arabia Saudita

Al concluir la inauguración, las redes estaban inundadas de comentarios de los internautas que celebraban algunos la interpretación del británico en la ceremonia, aunque para otros, fue solo el adagio que indicaría el “peor de los mundiales hasta ahora”.

Se escuchó el pitazo del árbitro, y comenzaron a jugar las selecciones de Rusia y Arabia Saudita, un partido cantado para los primeros, quienes se llevaron una apabullante victoria 5 a 0.

Nickys Sports