En el último ensayo previo al debut en menos de una semana ante Alemania, el equipo de Juan Carlos Osorio pasó por Copenhague a disputar un amistoso ante su similar de Dinamarca, que también busca ponerse a punto para la competencia mundialista.

México salió con una formación fuerte, que incluía a los hermanos dos Santos en el once inicial mientras que los daneses replicaron con lo que probablemente sea su formación en el debut ante Perú. El primer tiempo fue bastante parejo con situaciones para ambas escuadras, pero Dinamarca se vió un poco mejor e incisiva forzando a Ochoa a realizar un par de tapadas espectaculares para evitar la caída de su arco.

LEE: Néstor Araujo es baja en la Selección de México

Ya en el segundo tiempo Dinamarca presionó con mayor intensidad la salidad y el juego de México, forzando a la pérdida de balón lo que diluyó la creación de oportunidades para “El Tri”. En un contragolpe rápido llegó el primer gol con una definición exquisita de Yussuf Poulsen.

Con el marcador desfavorable, creció el nerviosismo en México y los errores comenzaron a aparecer, como la desatención defensiva luego de un lateral que dejó solo a Eriksen ante Ochoa que no tuvo más que definir con fuerza para decretar el resultado final.

 

México mantiene los mismos problemas que viene mostrando desde los amistosos con Islandia y Croacia, donde el juego de posesión es cómodo para el equipo de Osorio y lo despliega con creces, pero a medida que las situaciones de gol son desperdiciadas, México se minimiza e incurre en el nerviosismo.

Muchas dudas siguen dando vueltas sobre la cabeza del entrenador colombiano y sobre los jugadores en general, y queda muy poco tiempo para el debut mundialista ante Alemania, un rival de mayor calibre. ¿Se le abrirá el arco a los delanteros mexicanos ante Neuer?