Esta era la primera vez que una Copa del Mundo tomaba lugar en el continente africano, pero esto no fue lo único que rompió con las expectativas del torneo.

Las selecciones de Italia y Francia se quedarían fuera en la primera fase del torneo, mientras que habría un nuevo campeón, el primer Mundial por la Roja, España.

Los octavos de final estuvieron llenos de polémica ya que la participación arbitral no fue la mejor. Un gol fantasma hubiera significado el 2-2 en el partido entre Alemania e Inglaterra mientras que el primer gol anotado por Carlitos Tévez en el encuentro entre Argentina y México fue un claro fuera de lugar.

LEE: La copa no es el único premio para el campeón del Mundial

Holanda por su parte estaría en una final luego de 32 años después de vencer a Uruguay y España por fin llegaría al último partido tras vencer a Alemania. Sin embargo, lo más curioso del torneo es de la forma en que ambos finalistas llegaron a esa fase, ya que España empezó su participación perdiendo ante Suiza y Holanda, que llegaba invicto, terminó perdiendo el partido más importante.

Un gol anotado por Andrés Iniesta le daría la gloria por primera vez a la selección de España.