El equipo de la nación organizadora de este Mundial llega a la competición con un récord en contra ya que solamente ha ganado cinco de sus últimos 26 encuentros internacionales, de los cuales lleva 7 consecutivos sin lograr una victoria.

El partido comenzó de manera favorable para los locales ya que la presión alta les permitió abrir el marcador a través de Samedov, que pinchó el balón sobre el portero turco para abrir el marcador.

Sin embargo, en el segundo tiempo, Rusia no supo mantener la ventaja ya que el empate llegó con una desatención defensiva enorme que le permitió a Yunus Malli acercarse al área y con poca oposición rematar desde lejos y vencer al experimentado Igor Akinfeev para decretar el empate definitivo.

Rusia jugará el partido inaugural el próximo jueves ante Arabia Saudita, el único equipo que tiene un ránking menor que ellos en la clasificación FIFA de equipos.