España fue el encargado de romper con la “buena racha” de países anfitriones que contaban con una buena participación en los Mundiales.

Como anfitriona en 1982, España no hizo un buen papel, cayendo en la segunda ronda ante Alemania e Inglaterra. Sin embargo, este Mundial dio de qué hablar por sus nuevas reglas implementadas, las cuales le permitió a 14 equipos de Europa calificar para este torneo, 4 fueron de Sudamérica, 2 por África, 1 por Asia, 1 por Oceanía y 2 por la Concacaf.

De los seis partidos disputados por España, el gran local, solo consiguió ganar uno y fue en contra de Yugoslavia. Otros países como Italia y Alemania supieron tomar ventaja de este torneo disputado cada 4 años, en una final dominada por Italia por 3 a 1, con goles de Paolo Rossi, Marco Tardelli y Alessandro Altobelli. Esta final tuvo una audiencia de 90,000 espectadores en el majestuoso Estadio Santiago Bernabéu el 11 de julio.

LEE: El Mundial del ’78 deja al campeón un sabor amargo

Italia, que no ganó ninguno de los partidos de la primera fase, se consagró campeona del mundo mientras que Francia, el equipo con más goles anotados, quedó en cuarto lugar. Definitivamente, un Mundial que rompió con varias estadísticas.