El defensor central del Seattle Sounders y de la Selección de Panamá no jugó este último fin de semana en el encuentro de su equipo ante el Los Angeles FC, en una decisión de último momento. La razón de su ausencia es un estiramiento del isquiotibial del muslo que podría dejarlo fuera del Mundial.

El entrenador del equipo del noroeste de Estados Unidos dijo

“No es algo bueno. No es algo bueno. Es un lesión del isquiotibial y no es bueno. Es todo lo que puedo decir ahora. Es una muy mala noticia.

Sin embargo, tanto el jugador en su cuenta de Twitter como reportes médicos desde Panamá anuncian que la lesión fue detectada de manera temprana, y con un debido descanso y recuperación, debería ser parte del plantel que viajará a Rusia este verano.

Los propios médicos del equipo canalero indican que la recuperación se estima en 2 a 3 semanas, con lo cual podría volver a entrenar y tratar de llegar con ritmo al debut mundialista ante Bélgica.