Una derrota de tu equipo de fútbol favorito podría ponerte el doble de triste de lo que te alegraría una victoria, reveló un nuevo estudio.

Para el estudio de la Universidad de Sussex, se analizaron cerca de tres millones de respuestas de aficionados al futbol.

Considerando la respuesta de 32 mil personas, los investigadores ingleses encontraron una diferencia considerable entre el sentimiento ante una derrota y una victoria, indicó BBC.

LEE: 7 platillos rusos que tienes que probar durante la fiesta del fútbol

Los resultados del estudio, publicados por el centro universitario, arrojaron que la derrota del equipo favorito te deja 7,8 % más triste una hora después partido. Por otro lado, un triunfo te puede hacer apenas 3,2% más feliz durante el mismo lapso de tiempo.

“La mayoría de los hinchas te dicen que el fútbol los hace felices, pero este análisis de información cuenta una historia muy distinta”, explicó uno de los investigadores, George Mackerron.

Otro estudio sugiere que “cuando alguien se identifica con equipo, se parece mucho a una relacion amorosa”, indicó el sitio web Semana.

“El amor por un equipo es muy parecido al de una relación de pareja”, asegura el autor del libro que revela cómo funciona la mente de los fanáticos del deporte, Eric Simons.

Explican los investigadores que, cuando alguien mantiene una relación cercana con otra persona, su identidad empieza a fusionarse con la de ella.

Y los aficionados adoptas su identidad tanto que el cerebro asume las victorias y derrotas como personales. Más aun cuando el fanático se identifica con el equipo por ser de la misma ciudad o porque tiene sus los colores, jugares o estilo favoritos.

Se crea un tipo de respuesta hormonal inconsciente cuando el aficionado ve cercana cualquier tipo de competencia.

En los hombres, se incrementa el nivel de testosterona.

Cuando termina el partido, esta hormona aumenta en los ganadores y disminuye en los perdedores.

LEE: ¿Quiénes son los futbolistas con más partidos en los mundiales?

Pero no es algo nuevo, el primer estudio que analizó al respecto fue realizado durante la final del Mundial de Estados Unidos 1994, en un partido donde Brasil e Italia empataron en el marcador cero a cero, pero en tiempo de penaltis, terminaron ganando los sudamericanos.

Encontraron los investigadores que, después de los penales, los fanáticos del equipo brasileño incrementaron su nivel de testosterona, mientras que a los italianos se les bajó.

Y de acuerdo a los especialistas, este es un fenómeno totalmente normal tanto en las mujeres como en hombres, pues los niveles de cortisol y oxitocina, aumentan o disminuyen con las emociones.