Inglaterra, tierra en donde se inventó considerado por muchos el deporte más lindo del mundo, fue sede del Mundial en 1966 y aparte celebró su primer título al derrotar a Alemania Federal.

El 22 de agosto de 1960, este país fue elegido como sede para la Copa del Mundo, programada para seis años más tarde. Los ingleses estaban conscientes de que debían hacer un buen trabajo para no decepcionar a su pueblo, menos jugando en casa. De esta forma, comenzaría el camino hacia la Copa, eliminando a Argentina y Uruguay en su paso.

Tanto Inglaterra como Alemania Federal llegaron a la final el 30 de julio con el mismo marcador de 2-1. Ya en la final, durante el tiempo regular, estas dos selecciones iban empatadas. Aunque la polémica no se hizo esperar, con un gol anotado al minuto 101 por Geoff Hurst en el cual remató al arco, la pelota tocó el travesaño y cayó justo en la línea de gol, hasta el momento nunca quedó claro si fue legal o no. Esa anotación quedó para la historia como el “gol fantasma”.

Inglaterra se coronó campeón por primera y única vez en un torneo de fútbol.

Nickys Sports