Las ceremonias de inauguración de cualquier deporte involucran una enorme producción, con sumas ridículas de dinero y una logística titánica.

Es de esperarse que todo salga perfecto cual un reloj suizo. Pero donde quiera que haya humanos, habrá lugar para los errores, y a veces esos errores son épicos, garrafales e inolvidables.

LEE: México se medirá con Dinamarca antes del Mundial

Tal es el caso de la ceremonia de inauguración del Mundial de Fútbol de la FIFA, en 1994, que contó con la participación artística de una deidad de la música, Diana Ross.

El 17 de Junio de 2018, se cumplirán 24 años desde que la Señorita Ross fracasó humillantemente en anotar un penalti cantado a su favor, en al ceremonia de inauguración del mundial en 1994.

El truco inicial era, en teoría, bastante sencillo. 

Involucraba a la vocalista de los Supremes a correr un poco por el campo, mientras interpretaba “I’m coming out” hasta llegar a donde un balón la esperaba para ser pateado; frente a ella, un portero la esperaba con la rigurosa instrucción de permitir el balón pasar, concluyendo en un glorioso gol.

No obstante, tal vez fue el bullicio, los nervios o la presión social, pero después de titubear un par de veces, Diana Ross pateó el balón arrojándolo muy lejos del arco.

Curiosamente, todo el día parecía recibir una maldición, ya que no fue mucho tiempo antes cuando Oprah Winfrey cayó del podium desde donde presentó a Ross.

Además de ello, el fallo de Ross se convertiría en una premonición de lo que ocurriría en la final del mismo torneo, mismo que concluyó en penalties hasta que Italia falló uno, dando la victoria a Brasil.

De consuelo queda que al menos no estuvo tan espantoso como el de Will Smith, juzga por ti mismo.

Nickys Sports